En Soldega, planeamos el evento a la medida de cada cliente, y nos ocupamos de todo y cada uno de los detalles hasta su completa realización. A la hora de organizar un evento hay que definir muy claramente unas cuestiones básicas, tales como qué tipo de acto se quiere realizar, a quién va dirigido, qué objetivo se quiere conseguir o planificación de fechas.

Una vez claro el tipo de evento comienza la fase de preparación, que son todas las acciones que han de realizarse antes de la ejecución del acto para que éste se desarrolle satisfactoriamente.
Es la fase más costosa porque hay que encargarse de cosas muy diferentes.

El listado de puntos a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la organización de un evento depende directamente del tipo de evento que se desea realizar, pero podríamos enumerar algunas de las acciones más habituales:

• Gestión de invitados e invitaciones
• Catering
• Decoración, música, telefonía fija y móvil
• Proyectores, atriles, microfonía…
• Obsequios y premios
• Azafatas y/o intérpretes